EN TLAJOMULCO SIN AVANCES NI OBRAS PÚBLICAS DEL GOBIERNO FEDERAL EN CINCO AÑOS DE PEÑA NIETO

Foto: LA VERDAD

LA VERDAD.- El Presidente de la República Enrique Peña Nieto rendirá este viernes su quinto Informe de Gobierno como mandatario, durante este periodo han sido pocos los avances de inversión directa y obras públicas del Poder Ejecutivo Federal en Tlajomulco de Zúñiga.

La construcción de los colectores El Zapote II, Santa Anita, para dar salida a la separación de aguas residuales con pluviales y su saneamiento final en la planta de El Ahogado; así como lograr el pago del predial al Municipio por parte del Aeropuerto Internacional de Guadalajara, son los grandes pendientes que tiene el Gobierno de la República con Tlajomulco y no han sido resueltos en cinco años, indicó Alberto Uribe Camacho, primer edil de esta demarcación.

Uribe Camacho afirmó que en cinco años de su mandato, Peña Nieto no se ha parado en Tlajomulco de Zúñiga, en cambio ha establecido encuentros y visitas a otros municipios metropolitanos de menor densidad poblacional que esta demarcación.

 “Creo que no se ha entendido que se debe de gobernar sin distingo de colores, falta visión, esperamos que al cierre de la administración nos pueda ayudar con estos pendientes que tenemos en beneficio de más de medio de millón de habitantes que viven en Tlajomulco” indicó.

Expuso que la implementación del programa Escuela Digna implementado por la Federación y el Estado de Jalisco, deberá de incrementar la infraestructura de planteles de educación básica en el Municipio y con ello podría resolver un tema pendiente, heredado por otras administraciones.

 “No le puedo dar una calificación, no tengo elementos para hacerlo, si lo calificara no le iría muy bien, porque no tengo indicadores de su administración, yo no soy un ente para eso, pero sabrás mi respuesta, ya que no tenemos aceptación en la forma en como ha conducido al País en estos años”, subrayó.

El primer edil de Tlajomulco añadió que una de las obras públicas por cumplirse por parte del Gobierno de la República, es la construcción de un tercer carril de desaceleración en carretera a Morelia, a la altura de Santa Cruz de las Flores y San Agustín, en los carriles que van de sur a norte e ingresan a la Metrópoli.

“No veo mucha voluntad para que hagan esta obra, esta en las manos de la SCT, pero deben cumplir porque es el ingreso sur principal a la Metrópoli y no se debe seguir colapsando”, mencionó.

Otro gran pendiente que tiene el Poder Ejecutivo Nacional en Tlajomulco, es la resolución al conflictos entre ejidatarios de El Zapote y el Aeropuerto Internacional de Guadalajara, donde existe una resolución por el Poder Judicial de la Federación que exige al Gobierno Federal el pago a ese ejido de las 302 hectáreas que fueron indebidamente expropiadas en 1951, el cual supera el monto de dos mil millones de pesos, según cálculos de evaluadores. Esta deuda no ha sido saldada por parte del Gobierno de la República, en respuesta, los miembros de ese ejido han establecido marchas diarias de carretera a Chapala al ingreso de esta terminal aerea.

Nicolás Vega Pedroza, presidente del ejido de El Zapote afirma que la razón legal y jurídica esta del lado de ellos y que tarde o temprano el Gobierno Federal deberá reconocer que se le debe pagar a precio justo el uso de sus tierras que ostentan desde 1951 para el Aeropuerto Internacional de Guadalajara, sin embargo, tiene pocas esperanzas de que sea en este año cuando se salde la deuda económica, e incluso tampoco para los primeros meses del 2018.

“Nosotros seguimos en esta lucha, no nos vamos a bajar, seguimos en la exigencia de lo que es justo para todas las familias que conforman este ejido, sabemos que tenemos la razón legal y es cuestión de tiempo para que el Gobierno Federal recapacite y nos indemnice lo justo, porque ellos necesitan para la ampliación de esta terminal área”, expuso.

Por su parte, el regidor Luis Gómez Rodríguez, dirigente de la fracción del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Ayuntamiento de Tlajomulco, expuso que durante este sexenio se han incrementado el número de beneficiarios de programas sociales federales en el Municipio, recursos superiores a los dos mil millones de pesos en fondos de la Federación para obras públicas que se han dado en el Municipio durante cinco años, ejecutadas por el Ayuntamiento tlajomulquense.

“Hay avances amplios, generales, el apoyo que ha dado a los programas federales, además cuatro de cada 10 pesos que ejerce anualmente el Municipio ladrillero, vienen de partidas de la federación, se rehabilitaron carreteras como la de Buenavista – Tlajomulco y carretera Morelia de la autopista hasta San Agustín”, expuso el regidor.

Gómez aseguró que la llegada de más recursos del Gobierno Federal a Tlajomulco se verán reflejados en los próximos meses, incluso se esperan grandes proyectos para el Municipio por parte de la Federación antes de que concluya este sexenio en noviembre de 2018. Este viernes Miguel Ángel Osorio Chong, entregará el documento que conforma el Quinto Informe de Gobierno al Pleno del Poder Legislativo de la Cámara de Diputados, como parte de lo que marca la ley en la materia. Por sexto año consecutivo el Presidente de la República no acudirá a comparecer sobre la lectura de su informe de actividades. Esta lectura se hará en Palacio Nacional por la tarde de ese mismo día con invitados especiales de la Presidencia de la República, sin legisladores de oposición al interior de este acto protocolario, como lo ha realizado desde su primer informe de actividades.

Enrique Peña Nieto llega a su Quinto Informe de Gobierno con un nivel de reprobación de 79 por ciento, es decir, casi ocho de 10 mexicanos reprueba su administración y sexenio, según la Segunda Encuesta de Opinión Ciudadana 2017, que levantó el Grupo Economistas Asociados e Investigaciones Sociales Aplicadas (GEA – ISA), divulgada hace unos días.

Ese mismo estudio coloca con un 19 por ciento de popularidad a Enrique Peña Nieto. En inseguridad 51 por ciento de los ciudadanos encuestados aseguran que esta problemática empeoró en un año; un 45 por ciento señaló que la economía en las familias está peor que en 2016. En general, 58 por ciento de los encuestados, es decir, seis de cada 10 habitantes del País, no le cree nada a su Presidente de la República.