CON WHATSAPP INHIBEN ROBOS EN TLAJOMULCO

Foto: EL INFORMADOR

EL INFORMADOR.- No eran ni las seis de la tarde y en el Fraccionamiento Santa Fe de Tlajomulco era usual escuchar casos de robo a casas, asaltos o viviendas afectadas por vándalos. Las prácticas delictivas se cometían a plena luz. Los espacios más habitados de la Zona Valles, Santa Fe y Chulavista, tenían la mira puesta de las autoridades, pues allí se concentraba la mayor cantidad de delitos.

En 2011 la Policía habilitó un área de proximidad cuya tarea fue establecer contacto directo con la gente para recuperar la confianza de los ciudadanos, pero ese primer paso no tuvo el éxito esperado.

Con los años, más y más personas tuvieron acceso a los teléfonos inteligentes, y las tecnologías de la información a través de las redes sociales (como WhatsApp) cobraron tal popularidad que se convirtieron en herramientas puente entre autoridades y ciudadanos. Daniela, quien prefiere el anonimato, es un ejemplo de ese éxito.

Ella vive desde hace un año y medio en la Etapa 11 de Santa Fe. Desde sus primeros días detectó inseguridad. Buscó acercamiento con vecinos y autoridades para evitar convertirse en un caso más. Hoy está dentro de un grupo de WhatsApp llamado “Emergencias 911”, en donde hay entre dos y tres personas en cada etapa o clúster de los fraccionamientos más grandes.

“Es el programa Vecinos en Alerta”, dice el Ayuntamiento. Una estrategia en la que comandantes y mandos de la corporación visitan cada fraccionamiento y colonia del municipio para compartir sus teléfonos y horarios de servicio. “Ese grupo es el que nos ha funcionado”, dice Daniela. “A raíz de que empezamos a formar el grupo, los delitos han disminuido bastante”.

Gracias a esa estrategia, la percepción de inseguridad disminuyó. Las cifras lo confirman: mientras en 2015 hubo 756 casos de robo a casa habitación en Tlajomulco, para 2016 se redujeron a la mitad: 396. En el primer semestre de este año suman 141, según datos de la Fiscalía del Estado.

Cada reporte realizado en tiempo real por WhatsApp se hace también en la línea de auxilio 911, para que no exista un sub registro de los casos que se atienden gracias a esta herramienta. Ese es el acuerdo: los integrantes de los grupos exponen casos reales y se atienden a la brevedad. “A veces hasta en ocho minutos ya tenemos acá la patrulla… por teléfono duraban hasta 40”, explica Daniela.

Hoy, Santa Fe tiene un nivel de organización vecinal que puede escalar. “Tanto, que me tocó en una ocasión ver a personas sospechosas y lo puse en el grupo. Di la calle exacta y la unidad llegó a verificar. Como que nació una inquietud, una iniciativa… no sé, pero ya las vecinas del grupo salen a asomarse y decir: ‘Todo tranquilo’. Y varios empezamos a hacer lo mismo”.