PRESUMEN SOBREVIVENCIA DE 7 DE CADA 10 ÁRBOLES SEMBRADOS

El Ayuntamiento prevé que 300 mil residentes serán beneficiados con la macrorreforestación. Foto: EL INFORMADOR

EL INFORMADOR.- El 5 de junio de 2016, el Ayuntamiento de Tlajomulco emprendió su primera reforestación masiva en la administración, con 97 mil árboles de diferentes especies. La autoridad eligió nueve puntos “grises” o con escaso arbolado en el municipio y dejó que el temporal alimentara a las nuevas especies. A la par, estableció convenios con vecinos para que ellos estuvieran al pendiente de los ejemplares.

Un año después, la Dirección de Gestión Ambiental, Cambio Climático y Sustentabilidad detecta una escala de supervivencia del 70%. Son casi 68 mil árboles nuevos en el municipio y se proyecta que a la distancia ofrecerán una mejor calidad de aire para los ciudadanos que habitan en el Sur de la metrópoli.

Esa lógica se seguirá en las tres intervenciones programadas para julio y agosto próximos. En el caso de los terrenos boscosos, los propietarios o comunidades ejidales ya han acordado con el municipio vigilar el sano crecimiento de los árboles.

“Por ejemplo, en el fraccionamiento Banus (…) participó una cantidad importante de ciudadanos y todos los árboles que plantamos están vivos. En realidad, una parte de los árboles de ese 30% que perdimos fue porque nuestros árboles llegaron a los viveros de Tlajomulco muy cerca de la reforestación. Y el viaje desde los viveros de Conafor (Comisión Nacional Forestal) hasta nuestros viveros, y de ahí a los centros de recepción, les generó demasiado estrés”, detalla Miguel León Corrales, titular de esa área.

Los otros árboles que no sobrevivieron, reconoce, fue porque el municipio no contó con el apoyo ni la infraestructura suficiente para vigilarlos, incluso porque los trabajos de retiro de maleza los afectaron.

Ese error en la logística se modificó este año. “Uno de nuestros directores en esta materia es justamente quien era director del Bosque La Primavera hace unos años, José Luis Gámez Valdivia. También estamos yendo con expertos… no estamos improvisando”, agrega el alcalde Alberto Uribe.

De acuerdo con Miguel León Corrales, la fuerza que se da a la estrategia de reforestación se debe a que “la calidad del aire en Tlajomulco así lo exige”. Las corrientes de aire regularmente envían las nubes de contaminación a ese municipio, y el cerro Viejo impide que éstas continúen su avance y se disipen.

“Proviene de otras partes de la ciudad. La morfología de la ciudad y los vientos hacen que esa contaminación se venga a Tlajomulco, entonces estamos obligados a tratar de atacarla con bosques urbanos”.

Los puntos de arranque: cerro Viejo, el cerro de Totoltepec y La Primavera han sido afectados durante el estiaje por fuertes incendios forestales. La meta es resarcir el daño causado por el fuego y atender zonas con alta concentración de casas pero escasa vegetación. Es el caso de la Zona Valles.

UNA ESPECIE POR CADA ZONA ATENDIDA

Para que exista una mayor escala de supervivencia en su estrategia de reforestación, el Ayuntamiento elegirá especies de arbolado en función del tipo de suelo en el que los ejemplares serán sembrados. Por ejemplo, en las zonas próximas a casas serán guayabos y granadas. Y en las zonas verdes de la zona Valle se considerarán primaveras, fresnos, cedros rojos, guamúchiles y rosas moradas. En las zonas bajas de cerro Viejo serán sembrados árboles de guaje y palo dulce; y en las partes: altas, pinos y primaveras.

“Traemos, más o menos, de 12 a 15 especies que vamos a plantar dependiendo de la zona”, dice León Corrales. “Hacia la Zona Valles: primavera, cedro rojo, guamúchil y jacaranda”.

Alberto Uribe expone que el criterio elemental en su ubicación es si las especies requieren mucha o poca agua. “La idea es generar especies que no necesiten tanta. ¿Dónde vamos a poner las que sí necesitan? Pegado a los vasos reguladores, porque tienes mucha agua allí y (los árboles) generan mucho oxígeno”.

La Dirección de Medio Ambiente y Ecología prevé que sean más de 300 mil residentes de la Zona Valles y de las proximidades del cerro Viejo las que resultarán beneficiadas con la macrorreforestación de julio próximo.

Según estimaciones del Gobierno Municipal, en enero de 2017 vivían 654 mil habitantes en ese municipio, lo que significa que la intervención redundará en beneficios ambientales para prácticamente la mitad de los tlajomulquenses.

El nuevo arbolado repoblará puntos afectados por incendios forestales, pero también reverdecerá camellones, calles, avenidas y fraccionamientos del municipio. Según el alcalde, las autoridades se han acercado a los núcleos vecinales que serán beneficiados para que sean sus mismos habitantes quienes mantengan en pie los ejemplares.

CLAVES

Las fechas

  • Los días 13 y 23 de julio, así como el 6 de agosto, se realizarán jornadas de reforestación en Tlajomulco.
  • Se intervendrán puntos como cerro Viejo, el cerro de Totoltepec y el Bosque La Primavera. En esas tres jornadas serán 99 mil 400 nuevos árboles, aunque durante todo el año serán 200 mil.
  • Las plantaciones más fuertes se harán durante las tres fechas del temporal, pero para llegar a la meta de 200 mil, personal del municipio seguirá con otras jornadas durante los meses de agosto, septiembre y octubre.
  • En 2016, la Conafor donó 200 mil árboles al municipio. Dada su corta edad, muchos no fueron sembrados, pero el Ayuntamiento los mantuvo y alimentó en sus viveros para que este año tuvieran la fuerza suficiente para mantenerse en pie.
  • Esa donación significa que, salvo las tareas de logística y traslado, el municipio no erogará en la compra de arbolado. Durante los primeros cinco meses del año, el Ayuntamiento de Tlajomulco ha reforestado la localidad con 14 mil nuevos árboles.

TELÓN DE FONDO

El fuego, imparable en 2017

La última semana del estiaje siguió registrando altas temperaturas e incendios forestales.

Hace 15 días, un nuevo episodio ocurrió en las proximidades del fraccionamiento El Palomar, en Tlajomulco, que debido a su proximidad a un espacio de viviendas obligó a elementos de siete dependencias, a la brigada interna del fraccionamiento y al equipo aéreo del helicóptero Colibrí —que realizó ocho descargas— a desplazarse al sitio.

Jalisco es, de acuerdo con los reportes de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), uno de los Estados del país con mayores daños por las deflagraciones. Y junio de 2017 ha sido particularmente complicado, al registrar cinco mil 733 hectáreas afectadas. El promedio de todos los meses de junio, entre el 2001 y 2012, es de mil 348 hectáreas por año. Se cuadruplicó.

Sólo entre el 16 y el 22 de junio, 439 hectáreas de Jalisco se vieron afectadas por incendios forestales. Las Entidades que están arriba son: Chihuahua, Baja California, Zacatecas y Nayarit. En total, fueron nueve mil 764 hectáreas de superficie alcanzada por el fuego en la penúltima semana de junio, en sólo 58 incendios a escala nacional.

Van por flotilla de monitoreo móvil

Tlajomulco se cansó de esperar por más equipos de monitoreo ambiental. Y dado que sólo cuenta con uno, instalado en la Zona Valles desde 2013, emprenderá una estrategia por separado.

Alberto Uribe informa que “en próximos días” el Ayuntamiento adquirirá un vehículo eléctrico de monitoreo remoto, cuyo costo es de dos millones 100 mil pesos.

La unidad medirá 20 tipos de partículas contaminantes distintas y las notificará en tiempo real. “Si camina este modelo piloto, vamos a comprar uno o dos (más) el siguiente año. Y la idea es que tengamos cuatro carros, que se llaman estaciones de monitoreo móvil. Sería el primero en el país así”.

Con esa tecnología, el municipio realizará recorridos en las proximidades de los principales focos de contaminación (prioritariamente en las fábricas) para detectar los agentes que más daño causan y sancionar en consecuencia.

“No medimos López Mateos; no medimos el Aeropuerto (…) Si el tema camina, la idea sería comprar uno o dos el siguiente año y estemos informándole a la gente algo básico. Un derecho fundamental que todo ser humano tiene es saber la calidad de aire que respira, y ese derecho fundamental debemos protegerlo”.

LAS CIFRAS

200 mil, la meta de árboles a plantar en Tlajomulco en todo el 2017.

140 mil,  la supervivencia mínima prevista.

97 mil árboles plantados en 2016.

67 mil 900 ejemplares de la reforestación 2016 sobrevivieron.

300 árboles por hectárea, máximo requerido para una mayor supervivencia.