SE DISPARAN LOS INCENDIOS POR TOMAS CLANDESTINAS DE PEMEX

Foto: EL INFORMADOR

EL INFORMADOR.- Entre enero y marzo del presente año, Petróleos Mexicanos (Pemex) registró 24 incendios en tomas clandestinas en todo el país. Tres de éstos ocurrieron en Jalisco, en los municipios de Zapopan, Encarnación de Díaz y Tlajomulco.

Esta cifra es alta si se considera que en 2016 y 2015 hubo 15 conflagraciones (en cada año), y en 2014 —el año puntero— 28.

De acuerdo con la dependencia, Puebla se encuentra en la primera posición a nivel nacional con cinco eventos que sucedieron en Acatzingo, Tepeaca y Quecholac. Jalisco ocupa la segunda posición junto con Veracruz, cuyos municipios Tierra Blanca, Nogales y Omealca se han visto afectados por esta situación.

Otras entidades que enfrentan este problema son el Estado de México, Michoacán, Guanajuato, Hidalgo y Tlaxcala.

En Jalisco, la primera conflagración del año por ordeña ilegal de gasolina se documentó en febrero pasado. Ocurrió en un punto cercano a la Carretera a Nogales, a la altura de la Venta del Astillero, y se consumieron 900 mil litros de hidrocarburo.

Aunque Protección Civil de Zapopan aseguró que la toma no representó ningún riesgo para la población, 200 personas fueron evacuadas de una empresa cercana y se detuvieron los ferrocarriles. Los bomberos trabajaron más de 24 horas en sofocar el fuego, que alcanzó los 30 metros de altura.

El último percance en la Entidad tuvo lugar el 30 de marzo. En esa ocasión murió una persona tras el incendio en un punto de ordeña ilegal en un predio de El Zapote, en Tlajomulco. Las autoridades tardaron más de tres horas en apagarlo.

Santiago Mejía, bombero de Tlajomulco, cuenta que luego de que Pemex cerró las válvulas para reducir la presión, él y ocho compañeros se acercaron al ducto y con el primer ataque de polvo químico y espuma lograron extinguir el fuego. No hubo mayor peligro, pues se encontraban en una zona desolada. “Que consideren (los delincuentes) que ponen en riesgo a poblaciones cercanas y ojalá traten de reflexionar al respecto”.

Por este hecho, el presidente municipal de Tlajomulco, Alberto Uribe, pidió a Pemex que realizara una investigación interna para dar con los responsables.

“Me parece que Pemex tiene que hacer una investigación. Primero tiene que hacerla dentro y me parece que hay demasiada tecnología como para no saber dónde te están robando la gasolina, satelitalmente lo pueden saber”.

 

PARA SABER

Detenidos por vender robado

 

Como respuesta a una solicitud de Transparencia, Pemex informa que entre enero de 2006 y abril de 2017, puso a disposición del Ministerio Público a 96 personas por el delito de venta ilícita de hidrocarburo.

 

En 2009, la paraestatal registró la retención de 31 personas y en 2011 fueron 25

 

“Llega, tapa la fuga y se va…”

 

Gilberto Villalpando, fiscal ambiental de Tlajomulco, afirma que, cuando un ducto de Pemex ubicado en el municipio es penetrado y el combustible se derrama en el suelo, la paraestatal no se apega a la normatividad vigente que indica que debe contener, mitigar y remediar. Sólo “llega, tapa la fuga y se va”.

Resalta que una situación similar se vivió el 12 de abril pasado, cuando una perforación en una toma clandestina provocó el desalojo de los vecinos de Los Encinos.

Explica que en ese hecho nueve mil metros cuadrados de suelo resultaron afectados por combustible en “fase libre”: de forma líquida y gaseosa. Agrega que el hidrocarburo que se desparramó generó reacciones biológicas en el suelo y mató bacterias, microflora y microfauna. Pero también puede llegar a los mantos freáticos.

“Tlajomulco está asentado en muchísimas fallas tectónicas. Eso significa que si ese combustible llegara a una fractura, puede migrar de manera inmediata hacia el manto acuífero. Es el gran riesgo que tenemos”.

Detalla que actualmente todos los desarrollos que están al margen del ducto se encuentran en riesgo.

 

DESLINDAN A LA PARAESTATAL DE LA REPARACIÓN DE DAÑOS

 

Zapopan lamenta fallo de la Corte

 

El Ayuntamiento de Zapopan lamenta la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), cuya Segunda Sala determinó el pasado 24 de mayo que Petróleos Mexicanos (Pemex) no está obligado a reparar los daños por derrame de hidrocarburo provocados por tomas clandestinas.

El director de Medio Ambiente del Ayuntamiento, Alfredo Martín Ochoa, cuestionó la determinación, pues existe una legislación que establece quién tiene la obligación de actuar ante estos hechos.

Detalla que la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente distribuye las competencias para los Gobiernos federal, estatal y municipal. Por su parte, la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos indica las facultades y obligaciones de cada orden de Gobierno ante el derrame de cualquier sustancia peligrosa, y la Ley Federal de Responsabilidad Ambiental, la más reciente, norma la responsabilidad en caso de contaminación de cualquier sitio.

“Te dice que cualquier daño al ecosistema tiene que ser reparado, si no entra de manera subsidiaria una compensación ambiental. Bajo esta lógica, los siniestros por los ductos de Pemex son sustancias de competencia federal. Tienen la obligación de investigar quiénes son los responsables y buscar que reparen o compensen ambientalmente el daño”.

Comenta que la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos también señala que ante el caso de que los delincuentes que extraen ilegalmente el hidrocarburo no lleven a cabo la remediación, el responsable es Pemex.

“Pemex tiene la responsabilidad jurídica o solidaria, al menos, de acuerdo con la Ley General de Residuos, de poder o deber realizar las acciones de remediación. En muchos de estos casos hay un derecho de vía federal que está normado por la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. Habría que revisar la responsabilidad subsidiaria de la SCT”.

Agrega que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), a través de la Ley Federal de Responsabilidad Ambiental, es la autoridad facultada para iniciar el procedimiento de sanción y de reparación del daño.

Entre enero y abril de este año, Pemex registró 31 ordeñas en Zapopan. El municipio ocupa el segundo lugar estatal después de Tlajomulco.

Martín Ochoa explica que la zona más afectada en términos de impacto ambiental por la fuga de gasolina es la carretera a Nogales. Sin embargo, no pueden detallar el tamaño de los daños debido a que no existe un estudio de riesgo.

“Es importantísimo que Profepa obligue a quien resulte responsable, sea Pemex o la delincuencia”.

 

LA CIFRA

3 mil 456 tomas clandestinas registró Pemex entre enero y abril de este año en todo el país. Representa 50% de las seis mil 873 que la paraestatal localizó en todo 2016.

 

EL DATO

55 tomas clandestinas encontró Pemex en Jalisco durante abril de este año. Por mes, es el registro más alto. De esas, 32 fueron ubicadas en Tlajomulco de Zúñiga.

 

CLAVES

Pagan costo por robo de combustible

Determinación. La Comisión Reguladora de Energía (CRE) decidió que Pemex Logística, afectada por el robo de hidrocarburos en ductos, traslade hasta 0.95% del costo total de este ilícito a la tarifa de transporte que cobrará a empresas privadas que renten capacidad de almacenamiento y envío de petrolíferos.

Efectos. Esto implica que cada litro de gasolina o diésel que compren los consumidores tendrá incorporados los costos por daños a la infraestructura y pérdidas económicas que provoquen los responsables de esta actividad ilícita.

 

TESTIMONIOS

“Mucha gente se está yendo porque  tiene miedo”

María de los Ángeles Ortega dice que el olor a gasolina que la noche del pasado 12 de abril se metió en su casa, en la Colonia Los Robles, en Tlajomulco, mató a su perro y provocó que su padre, de 80 años, casi se intoxicara.

 

Ella lo percibió desde las 22:00 horas, pero no le dio importancia, pues creyó que venía del taller mecánico que tiene uno de sus vecinos. Se durmió un rato. Sin embargo, después despertó con un sobresalto cuando le avisaron que sus vecinos, debido a una toma clandestina que causó una fuga, abandonaron sus hogares tras el aviso de las autoridades. Por esta situación, su familia pasó la noche en otro domicilio.

María de los Ángeles reconoce que el miedo continúa en la zona. En ocasiones ve a personas que intentan horadar uno de los ductos, que ella ubica debajo de un conjunto de palmas.

“Mucha gente se está yendo porque tiene miedo de una explosión. Pero las que tenemos casa tenemos que aguantarnos”.

Mientras camina por Avenida Los Encinos, Ivonne, habitante de Villas Terranova desde hace un año y medio, asegura que desde ese hecho es consciente de que puede repetirse un evento similar. Cuenta que la noche del derrame empezó a oler mucho a combustible. Pero ella y su esposo pensaron que se trataba de un carro que tiraba gasolina.

“Ahora sí que para dónde se va uno. Aquí cerca tenemos siete gasolineras alrededor y la toma que hasta ese día supe que pasaba por aquí”.

Laura, vecina de Los Encinos, zona habitacional que fue desalojada por el Ayuntamiento, reconoce que le da miedo que uno de estos puntos de extracción ilegal de gasolina explote y ponga en riesgo a sus hijos.

Comenta que los vecinos se pusieron de acuerdo para llamar inmediatamente a las autoridades si algo similar vuelve a ocurrir.

Luego de que 250 servidores públicos ayudaron a evacuar a tres mil personas, el director de Bomberos de Tlajomulco, Rodrigo Arellano, se quejó de que la respuesta de Pemex fue tardía.

“La emergencia se dio alrededor de las 12 de la noche y bueno, llegaron hasta pasadas las dos y media de la mañana”.