LO DESBORDA EUFORIA CHIVA Y SE METE EN PROBLEMAS

Foto: MURAL

MURAL.- La pasión por las Chivas le ganó y quiso plasmar en una barda el escudo de su equipo, pero le cayó la ley, y lo tuvo que borrar con pintura blanca.

Así le pasó ayer a Alejandro, de 68 años, quien salió por la mañana de su casa en el Fraccionamiento Provenza, con lentes oscuros, una playera blanca que dice “No a la guerra”, short azul, botas y latas de pintura con los colores del Guadalajara.

Hasta un escalón de plástico se llevó Alejandro para alcanzar a dar los brochazos de la parte de arriba de la barda.

Para pintar el escudo de su equipo, el aficionado eligió un pedazo de la barda que rodea su Fraccionamiento, y que está ubicada sobre la Calle Nuestra Señora de Santa Ana, entre Prolongación López Mateos y Circuito del Pilar, en el poblado San Agustín, en Tlajomulco.

El muro donde Alejandro comenzó a dar brochazos carecía de pintura, salvo por la de algunos garabatos hechos con grafiti, y un anuncio de una cerrajería.

Con un fondo rojo, Alejandro tapó parte de los grafitis de la barda, y reservó un círculo para el escudo del equipo que este domingo ganó el campeonato de la Liga MX.

Sin embargo, antes de que dibujara los leones del escudo fue sorprendido por policías municipales.

De acuerdo con personal de la Comisaría de Tlajomulco, los gendarmes no detuvieron a Alejandro, pues pintar las bardas es sólo una falta administrativa, y se llegó a un acuerdo con los vecinos para que el aficionado tapara de nuevo el logotipo con pintura blanca.

Al final, sólo quedó una mancha de pintura blanca en la pared.

Según el artículo 36 fracción II del Bando de Policía y Buen Gobierno del Municipio de Tlajomulco, es una falta contra la propiedad, rayar, marcar, ensuciar o deteriorar bardas sin consentimiento de sus propietarios, o cuando se afecte el paisaje y la fisionomía del Municipio.

La sanción para esta falta va de de 830 a mil 132 pesos.