EN TLAJOMULCO TAMBIÉN CREEN QUE INCENDIOS FUERON PROVOCADOS

El alcalde, Alberto Uribe mostró fotos de “poncha llantas” que localizaron camino al Cerro de Totoltepec, señaló que es “evidente que fueron puestos a propósito para evitar que proteger los bosques Foto: MILENIO

 

MILENIO.- A través de redes sociales el alcalde de Tlajomulco, Alberto Uribe Camacho, dio a conocer algunos aspectos del incendio que se registra y se combate desde hace más de 48 horas en el cerro de Totoltepec, donde en primera instancia señaló, se pudo tratar de un siniestro provocado.

Durante el combate a este siniestro que se extendió desde el municipio de Tala durante la tarde del sábado 29 de abril, los elementos de protección civil y bomberos se han tenido que enfrentar a algo más que las llamas, pues en el camino de acceso a la zona del incendio, se encontraron con algunas trampas que dañaron los vehículos de emergencia.

En su cuenta de Twitter, Alberto Uribe mostró las fotos objetos de acero con una punta de aproximadamente 15 centímetros de largo, llamados popularmente como “poncha llantas” uno de ellos clavado en el neumático de una de las unidades empleadas en el traslado de los brigadistas que combaten el incendio, “esto es lo que están encontrando nuestros equipos de emergencia en los caminos para llegar a las zonas afectadas por los incendios en el Cerro de Totoltepec en Tlajomulco”.

Ante lo anterior, el mandatario explicó que resultaba “evidente que alguien quiere evitar que protejamos nuestros bosques, hay muchos intereses que los intentan dañar”, lo cual calificó de “lamentable”, y reconoció la labor de los servidores públicos de más de 10 diferentes dependencias que han estado trabajando en los últimos días para combatir el incendio en esta y otras zonas cercanas y que se ha prolongado por más de 65 horas, aproximadamente.

Entre los datos que ofreció el mandatario, señaló que en el combate al incendio participan 250 elementos y dos helicópteros que han realizado más de 100 descargas de agua para apoyar la labor que hacen los brigadistas a ras de suelo