PLANTAS DE TRATAMIENTO DE AGUA SE CONVIERTEN EN CENTROS COMUNITARIOS

Las plantas de tratamiento de aguas residuales ya son necesarias y se transforman en espacios sociales Foto: MILENIO

 

MILENIO.- Darle  utilidad a espacios en completo abandono, se ha convertido en una de  las formas en cómo el ayuntamiento de Tlajomulco interviene y rescata  espacios públicos, acción que en 2015 lo llevó a conseguir el galardón  por la “obra del año” que entrega una revista nacional, al reconocer la  conversión de una planta de tratamiento de aguas negras en un centro  multidisciplinario, acción que repitió el municipio este 2017, con la  apertura de un Laboratorio de Arquitectura Social, donde anteriormente  también se trataban aguas residuales.

En el corazón de la Zona del  Valle del municipio de Tlajomulco, se ubican los fraccionamientos  Chulavista y Santa Fe, donde se estima que habita más del 10 por ciento  de la población del municipio, la cual ronda los 600 mil habitantes, sin  embargo, estos monstruos inmobiliarios, también atraviesan por una  serie problemas sociales que surgieron el mismo momento en que los  primeros vecinos comenzaron a habitar la zona.

Entre los primeros  problemas que se registraron fue que la constructora Homex, tuvo la  ocurrencia de instalar plantas de tratamiento a escasos 10 metros de las  viviendas, “era una cosa que no imaginas, el olor a aguas negras todo  el día, todo el día, te dolía la cabeza y lo que es peor, a veces se nos  regresaba el agua por la coladera, en vez de irse pues, brotaba y era  agua residual, yo creo que de la planta”, indicó Dolores Gómez, vecina  del clúster 21 de Santa Fe, lugar en donde a finales de marzo, se  inauguró “LabASE”, justo en el espacio en que se encontraba la planta de  tratamiento, que dejó de tener utilidad una vez que se instalaron  colectores en la zona.

Sus siglas significan “Laboratorio de  Arquitectura Social Estratégica” rimbombante nombre que pretende  transmitir la relevancia de convertir un área donde se trataban aguas  negras, en un espacio de carácter urbano-social en dónde “la  investigación y la práctica se articularán para facilitar la  construcción de comunidad y el desarrollo de la ciudad, a partir de la  regeneración del espacio público y la construcción de dinámicas sociales  de participación ciudadana”, de acuerdo a información del ayuntamiento  de Tlajomulco.

En su discurso de inauguración, Uribe Camacho señaló  que su proyecto de gobierno apuesta por el rescate de esta zona, “es una  apuesta, en donde muchos de ustedes y de nosotros pueden creer o no  creer, a mí me dijeron que no se puede, que no se puede transformar  Santa Fe, que no se puede transformar Chulavista, que no se puede  transformar Lomas del Mirador, algunos de ustedes que viven aquí siguen  sin creer, pero yo creo que si se puede transformar, a ellos les digo  que no nos vamos a detener; estamos empezando por Santa Fe, entraremos a  Chulavista y seguiremos con Lomas del Mirador”.

Pero además, la  conversión de este espacio no solamente fue la mejor opción que encontró  el municipio en cuanto a un uso útil del terreno, sino que además,  resultó ser el proyecto más económico, pues los 2.5 millones de pesos  invertidos, es una suma que se encuentra incluso por debajo de lo que  habría costado su demolición y retiro de escombro.

LabASE es el  segundo proyecto de este tipo de rescate de espacios públicos que se  aplica en el municipio, el otro, denominado La Planta, fue convertido en  un Centro Multidisciplinario, y ambos pasaron de ser un problema, a un  área de oportunidad de desarrollo para una comunidad.