HÉROE SIN CAPA

Un agente de la Comisaría de Tlajomulco brindó maniobras de RCP para salvar a una menor de 2 años que se había ahogado en un aljibe destapado Foto: MURAL

Un agente de la Comisaría de Tlajomulco brindó maniobras de RCP para salvar a una menor de 2 años que se había ahogado en un aljibe destapado Foto: MURAL

MURAL.- La diferencia entre la vida y la muerte fue un policía.

Rafael Aguiñaga Orozco y su comandante cumplían, ayer por la tarde, con su patrullaje de rutina por la Etapa 5 del Fraccionamiento Chulavista, en Tlajomulco, y pintaba como una jornada tranquila.

Eran casi las 16:00 cuando, al dar vuelta sobre la Calle Sierra de Chapultepec, el agente se pondría el uniforme de héroe.

“Vimos que había gente gritando y pidiendo ayuda, y pues nos acercamos de inmediato y vimos a la niña”, relató Aguiñaga Orozco.

Una menor de 2 años había caído en un aljibe destapado afuera de su casa y tras varios minutos en el agua fue rescatada por su abuelo, pero no reaccionaba ni presentaba signos vitales.

Los segundos transcurrían, las ambulancias no llegaban y Aguiñaga Orozco, explicó, se imaginó si fuera su hija la que estuviera en esa situación y no esperó más.

“No piensas mucho, nada más tratas de tener la cabeza fría, y empecé con las compresiones y la respiración boca hasta que volvió en sí”, recordó el patrullero.

Él afirmó que no era experto, pero sabía las maniobras básicas de resucitación cardiopulmonar por lo que aprendió en la academia policial hace más de 10 años.

Los paramédicos llegaron y aplaudieron su intervención, pues literalmente la revivió y en seguida fue llevada a la Cruz Verde Concepción, donde se reportó su estado de salud como delicado, pero estable.

En esa década que se ha desempeñado como oficial nunca, aseguró, le había tocado vivir algo similar, y aunque por la desesperación la familia no alcanzó a darle las gracias, se siente orgulloso y espera que este tipo de acciones ayuden a cambiar la imagen negativa del policía.

“Es lo más hermoso esa satisfacción de salvar una vida, porque di lo mejor de mí (…) creo que no soy el mejor policía del mundo, pero sí me entregó a lo que hago y estoy para ayudar a la gente”, expresó Aguiñaga Orozco.