“NOS ENCAÑONARON PARA ROBARNOS”

En el malecón de Cajititlán: Víctima

Un grupo de delincuentes se aprovechó de la oscuridad del lugar para amagar a cuatro personas que visitaban el lugar; a una de ellas le quitaron hasta los tenis

Por Rafael Hernández Guízar

“Me moría del miedo cuando nos encañonaron para robarnos”, denunció ayer Ashley, una ciudadana que prefirió el anonimato por el temor a las represalias que pudiera vivir tras el robo del que fue víctima el pasado domingo en el malecón de Cajititlán, en Tlajomulco de Zúñiga.

Con impotencia relató que ella, su novio y una pareja de amigos fueron encañonados por un grupo de asaltantes quienes aprovechando la noche, los amagaron en el malecón de este sitio cuando estaban celebrando con una banda a la orilla de la laguna.

“Se acercó una chava y me dijo que si le prestaba un encendedor y yo le dije que sí y le ofrecí un cigarro, me di la vuelta para ver a mi novio y cuando volteé con ella, ya estaban otros dos fulanos y nos pusieron la pistola, a mi novio se la pusieron en las costillas y a mi amiga hasta le hicieron que se quitara los tenis, yo estaba que me moría del susto y no sabía ni qué hacer”, dijo.

“Me dolía todos del susto, los huesos, las articulaciones, me quedé fría; le dije ‘cómo eres gata que hasta los tenis le quieres robar’, eso se lo dije a ella y después pensé que hasta un balazo me podrían haber dado. Nadie hizo nada y eso fue lo que más coraje me dio”.

El caso no fue denunciado a las autoridades, pues dijo, “son lo mismo, la verdad que para qué denuncias”, indicó decepcionada.

Aseguró que ese tipo de cosas son aberrantes, pues en un lugar donde estaban pasando un rato ameno fueron despojados con violencia de sus pertenencias sin que ninguno de los presentes hiciera nada al respecto, ni siquiera la misma policía municipal, la cual por cierto simplemente desapareció del sitio.

“Ni la patrulla pasó; mi novio se fue corriendo atrás de ellos y gritando que nos habían robado y ya los estaban esperando en motos para largarse, fue la cosa más desesperante porque pudo pasar lo que sea y nadie iba a hacer nada”.

Tras nuestra plática, la ciudadana se decidió a interponer una denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE), misma que podría ser realizada hoy mismo, según aclaró.